<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5811947\x26blogName\x3dCuatro+espinitas+tiene+mi+cama\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cetmc.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cetmc.blogspot.com/\x26vt\x3d7761194970336505793', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Cuatro espinitas tiene mi cama

Layout ©

credits
ME. kynzgerl
CODES. SHOTGUN
BRUSHES. 1 2 3 4
IMAGES. 1 2 3 4 5 6 7 8
SOURCE. BLOGGER BLOGSKINS IMAGESHACK

jueves, enero 31, 2008
8:58
CLICK-CLACK




Click-Clack>


Y el tiempo se para. Las sombras de las gaviotas cesan de girar sobre la arena. El repartidor de refrescos se queda con mi cambio en su riñonera de piel falsa.


Ni el rumor de las olas rompiendo contra el acantilado, ni la algarabía de los niños jugando a los lejos en la orilla llegan a mis oídos.La luz azul de la tarde se deshace como una pastilla de jabón sobre la cara de Claire. Los dos cangrejos que lleva en las manos paran de abrir y cerrar sus pinzas como si acabaran de darse una ducha hirviendo. El hilo de agua que nacía en la parte de abajo de su bañador, deja de correrle por la pierna y, frena justo a la altura de la tirita que lleva en la rodilla.

El conjunto parece como una habitación infantil gigante llena de juguetes sin recoger. Algo inmóvil, casi perverso. Como una fotografía de Martin Parr.

Oigo una voz intermitentemente detrás de mi. Una voz grave y suave al mismo tiempo. Me hace pensar en un cd que tuve de las "Variaciones Goldberg" de Bach en la que se escuchaba al pianista tararear muy bajito al ritmo de la melodía, y que a veces me sobresaltaba porque nunca sabía cuando iba aparecer.

Me doy la vuelta.
No hay nadie.
Soy yo.

Es la parte de mi que se fija en todos los detalles. La que distingue entre los diferentes azules de esta tarde de verano. La que se para por un momento, como la gota en la rodilla de Claire, y recuerda el color de su bañador de nylon. Un colador oxidado que filtra la belleza y absorbe la vida con la avidez de una barracuda.


Al reconocerla cesa. Intento concentrarme para que regrese pero no puedo. Me giro y todo vuelve a la normalidad.

Pienso en este momento. En el Click-Clack. En lo curioso que es el no ser consciente de ese instrumento y lo necesario que es para disfrutar de lo cotidiano.

Me ha gustado escucharla por un instante.

Recuérdame que te la enseñe un día cuando no se dé cuenta.

http://www.pasenyvean-teveo.blogspot.com/



martes, enero 29, 2008
12:00

andres




"Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que se escapan a los que sueñan sólo de noche. "

(EDGAR ALLAN POE)

Por eso yo te quiero tanto.

Feliz Cumpleaños.

jueves, enero 24, 2008
10:54




DESDE ARRIBA







El avión completamente vacío.

Finjo que duermo porque no tengo nada que decir y eso me pone más triste todavía.

Hace calor y el respaldo del asiento se pega a la camiseta que me regalaste cuando nos conocimos. Escucho la música que se escapa a través de tus cascos. Un sonido raro, una mezcla entre PJ Harvey y un mosquito borracho.

Aprieto los párpados para no llorar e imagino que salto en un paracaídas cuando vas al lavabo, pero en el fondo sé que no podría hacerlo.

Nunca he sido valiente.

Entonces pienso que encajo en tu vida como los dedos de un niño pequeño en un enchufe, de una manera inocente y letal al mismo tiempo.

Me acaricias el cuello con tu nariz y siento el olor dulzón de tu aliento cerca de mi cara y te reconozco de una manera irracional, como los animales lo hacen con sus crías. Sé que te quiero.

La azafata te dice algo en un lenguaje indescifrable.

Desde que empezó el viaje los dos sabíamos cómo iba a acabar.

Miro por la ventanilla.

Las huellas de los camiones trazan señales en el desierto que nos conducen a ningún sitio.

A ese lugar donde tú yo mejor sabemos llegar.




miércoles, enero 23, 2008
11:28



AMOR CONTRAREEMBOLSO






Estoy envuelto en papel de embalar.
Una cuerda rodea mis homoplatos y mi pecho, baja hasta mis tobillos, los ata con un nudo, y sube otra vez por mi espalda.
No me puedo mover.
LLevo dos años dando tumbos.
De Baltimore a las Islas Caimán.
De Luxor a Verrières.
Dicen que sólo me aceptarán cuando hayan comprobado que todo lo que hay dentro está en perfecto estado.
Como cuando estaba contigo.
Amor contrareembolso.




jueves, enero 17, 2008
17:30





EMPEZAR





Solamente empezar.

Saltar de la cama y sin perder tiempo ponerte en marcha.

Estirar con fuerza de las gomas de la carpeta de tus ideas, volcarla, y esparcirlas hasta que cubran el suelo de tu habitación.
Subirte a una silla y contemplarlas.
Con calma.

El primer vistazo da vértigo, sobre todo si la silla es muy alta, pero desde arriba todo va cobrando sentido. Como en esos juegos en 3D en los que buscabas una imagen concreta debajo de un montón de dibujos geométricos.

Entonces hago tres montones.
Es mi higiene mental particular.
Las que no me sirven para nada, y si puedo, porque muchas veces me es imposible, las rocío con alcohol y las quemo en el bidé.
Mientras veo como se consumen me suelo fumar un cigarrillo. Generalmente son tantas que dos.
A veces mientras fumo pienso en ellas.
Otras no.
Después me hago un té, me pongo una rebeca de lana, cojo las que quiero recuperar y tenía olvidadas, y las tiendo en el patio para que les de el sol y el aire frío de enero.
Con las que me gustan me tomo mi tiempo.
Les saco brillo con la manga , las miro, les quito las arrugas suavemente con la mano y nos echamos juntos la siesta con la tele muy bajita. Las cuento, las mimo, les canto canciones y me voy con ellas a pasear.

El otro día me encontré con "cuatro espinitas".
Las aireé, les lavé la cara y las peiné con raya, les puse colonia ,y como con todas las ideas del tercer montón, después de pasar con ellas un ratito, les miré a los ojos y me animaron a seguir pensando y disfrutando de la vida.

Así que aquí estoy de nuevo con vosotros.
Hola otra vez a todos.





lunes, enero 14, 2008
17:58

AMENAZO CON VOLVER

MUY PRONTO

.