<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5811947\x26blogName\x3dCuatro+espinitas+tiene+mi+cama\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cetmc.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cetmc.blogspot.com/\x26vt\x3d7761194970336505793', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Cuatro espinitas tiene mi cama

Layout ©

credits
ME. kynzgerl
CODES. SHOTGUN
BRUSHES. 1 2 3 4
IMAGES. 1 2 3 4 5 6 7 8
SOURCE. BLOGGER BLOGSKINS IMAGESHACK

miércoles, febrero 27, 2008
11:26
ESTADOS CARENCIALES




Febrero se acaba y sigo sin tener noticias tuyas.

Caliento tu lado de la cama con una bolsa de agua caliente al acostarme y lleno la despensa de latas de sopa y de bollería industrial.

Pongo tu nombre en el e-mule y dejo el portatil encendido día y noche.

He abierto todas las fronteras de mis estados carenciales deseando que un día de estos decidas volver.


martes, febrero 12, 2008
13:35
LA FÁBULA DEL DESEO Y LA TRANQUILIDAD





Y al no encontrar otra solución posible decidió tender sus deseos. Pensó que todos los temores que no le habían dejado dormir durante esa última semana y sobre los que había vertido tantas lágrimas cicatrizarían con el viento y el sol de la primavera, ese año temprana.

Y así lo hizo. Ató con unas pinzas de madera a las dos cuerdas de liza que cruzaban de lado al lado el jardín de la casa los pedacitos de tela en los que había escrito todo lo que anhelaba y que había guardado en un bolsillo del pantalón durante todo ese largo invierno. Avisó a su mujer para que no le molestaran en toda la tarde, y se tumbó debajo del cerezo a meditar en lo que había hecho.

Mirando como las minúsculas hojas rosadas de ese árbol que había crecido con él se columpiaban en el aire tibio de febrero por encima de su cabeza, Rakesh se quedo dormido durante cuatro días y cuatro noches.

Su familia se preocupó tanto que llamaron a diferentes brujos y curanderos de la zona porque por mucho que intentaban que se despertara, él no habría los ojos. Priya, su mujer, estuvo a su lado todo el tiempo. Le tapaba con su sari cuando hacía frio y le mojaba los labios con una esponja empapada en agua con limón para que no se deshidratara.

Hasta el quinto día en que empezó a llover. Un torrente de agua cristalina cayo sobre Kerala desbordando los ríos y convirtiendo los campos en gigantescos espejos cristal. Ni el anciano más viejo se acordaba de una tormenta tan fuerte.

-Es un castigo de Brahmā.-decían las mujeres.

-Es una señal del cielo. -gritaban los hombres.

Y mientras intentaban poner todos los animales y los utensilios de labranza a salvo, Rakesh despertó. Sin hacer caso a la lluvia ni a la estruendo de toda su familia gritando y rezando mientras corrían como locos por la parte de atras del jardín, se levantó y se dirigió hacia el tendedero. Cogió uno de los pedacitos de tela y vió que no había nada escrito. Cogió otro, y lo mismo. Así hasta que acabó con todos. Cuando terminó, los metió dentro de su bolsillo y de repente paró de llover.

Al ver que se encontraba bien, todos corrieron para abrazarle. Estaban felices porque estaba despierto y la lluvia había cesado. Rakesh se sentía extraño y feliz al mismo tiempo. Cogió de la mano a Priya y fueron a dar un largo paseo. Cuando llegaron a la ladera del río le dijo al oído:

-¿Sabes por qué creo que estoy tan tranquilo ahora que he despertado?

-No lo sé.- dijo ella.

-Porque ya no deseo co tanta fuerza cosas inalcanzables y me he dado cuenta de todo lo que tengo a mi alrededor. Sobre todo de tu amor y el de nuestros hijos.

Ella le besó. Y al recibir ese beso metió la mano en su bolsillo y dejo caer todos los trocitos de tela en el cauce del río.

Así vivieron contentos durante mucho mucho tiempo.

Casi tanto como el cerezo del jardín.

http://www.pasenyvean-teveo.blogspot.com/

jueves, febrero 07, 2008
11:49

CIRCO





LLegaste una noche de verano y durante dos días desplegaste ante mi todo tu universo.

A la mañana siguiente recogiste tus cosas y te marchaste sin decir nada.

Como el circo en una ciudad pequeña.